Archive for the ‘Los poetas no tienen palabra’ Category

Nacho ‘Beatus ille’ Abad

lunes, marzo 2nd, 2009

En casa del herrero… No lo hicimos cuando debimos y bien que nos remuerde la conciencia por ello. Pero aún no es tarde, ni irreparable. Pues bien, Nacho Abad, hombre de la casa y poeta sin palabra, ha publicado su primera novela. En su día tuvimos el honor de conocer las primeras versiones, la dura gestación y aquel crucigrama de post-its que fue tomando la pared de su cuarto, a medida que el genio trabajaba. Hoy es ya una realidad con lomo y depósito legal, y pensamos en primeras novelas como «La náusea», «El pozo» o «Ampliación del campo de batalla» y toda una gloriosa nómina de brillantes principios a la que se suma este «El empleo» que publica Eclipsados y que luce una portada tan guapa como ésta:

portada-el-empleo

No vamos a hacerles la sinopsis porque seguro que lo estropearíamos. Así que sirva esta cita al vuelo de acicate:
«Cicatriz: estigma de lo amargo que, como los recuerdos en la memoria, se fija como algo hermoso.»

Es el momento de decir también que, aunque se fue de casa hace tiempo y ahora le vemos más bien poco, sabemos que sigue socavando barricadas, triturando piedras preciosas y alimentándose de pajaritos, y lo sabemos por esto, aunque eso mismo nos lleve a sospechar que finalmente ha decidido pactar con el diablo. De lo contrario, no nos lo explicamos.

Aquí una guapa entrevista de Cristina Fanjul, y aquí más cosas de este hombre orquesta.

Y por último, unas palabras garabateadas a lápiz, cuyo autor olvidó o no se atrevió a firmar, y que editamos como podemos:

«Como objeto de uso que es, el ser humano puede tener un valor mínimo (una servilleta, un felpudo), medio (un exprimidor, una aspiradora), alto (un eficiente lavavajillas) o muy alto (un sofisticado robot). Esta división se correspondería con una pirámide en la que los elementos menos valiosos y duraderos, pero más numerosos, soportarían el peso —simbólico, y también real— de aquellos otros que más se cotizan y de los que hay menos ejemplares disponibles.»

(Aquí siguen tachaduras, dibujitos, palabrotas, y luego continúa:)

«Desprovistos ya de significado como consecuencia del uso, términos como «empleo» o «empleado» se han establecido para siempre en nuestro vocabulario, ninguneándonos sus perversas connotaciones: nadie se escandaliza cuando pasa frente a una «oficina de empleo», ni siquiera cuando entra o sale de ella. Nacho Abad trata de devolvernos la noción exacta y terrible de lo que significa tener un empleo, aspirar a él, competir por uno, perderlo y ser un «desempleado» y solicitar el subsidio correspondiente. Si el lector se escandaliza, podríamos pensar que lo ha logrado; más aun: que quizá aún queden motivos para conservar la fe, la esperanza, la caridad…»

(A partir de aquí ya es ilegible.)

Más Amis

lunes, noviembre 26th, 2007

Para los que no pudieron ir, aquí un vídeo breve de la entrega del Leteo. Para ver una versión mucho más larga, pinchad aquí.

El orador

jueves, septiembre 13th, 2007

Oh, qué jodidamente brillante el bueno de Ramón…

Viva la muerte

miércoles, agosto 22nd, 2007

Es una escena muy dura. Pero es obra de un genio.

Snuff 2000

martes, julio 10th, 2007

Por fin en el tubo este brillante corto de Borja Crespo, basado en el comic del genialérrimo Miguel Ánguel Martín.

Con Cuatro Dedos

miércoles, junio 20th, 2007

Fue uno de los días más tristes de mi vida. Ya lo creo. Lloré inconsolablemente. Había sido un año de duro trabajo para Caludine. La joven realizadora, después de escribir el guión de “Largo camino a casa”, se las había visto con todo tipo de productores, gente sin escrúpulos a la que hablas de sueños pero sólo entiende de dividendos. Al final desistió y financió con sus ahorros la película. El rodaje fue –yo presencié unas pocas sesiones- un acto de amor. Todo el equipo daba lo mejor de sí, convencidos. Aunque nadie conocía la historia. Claudine no quería que se supiera de qué iba todo aquello. Y así asistimos, tras el montaje, a un pase íntimo, sólo el equipo y unos pocos amigos. Nos dejamos seducir por aquella película, increíblemente poética. El protagonista, un joven que desea irse de casa de sus padres, no encuentra modo de alquilar un piso: todas las agencias piden demasiada fianza, demasiados avales, sueldos muy altos. Pero al final, en la tiniebla que se ha convertido su vida, encuentra una agencia que le propone algo que puede pagar: ellos le cortan un dedo y lo conservan a muy baja temperatura. Al terminar el contrato de alquiler, si todo está en orden y no falta por realizar ningún pago, se lo reimplantan. El joven accede y consigue así su vivienda.
Por desgracia, aquella fue la única proyección de la película. Un incendio, al día siguiente, devoró los rollos de celuloide. Lloramos todos a moco tendido, revolviendo entre las cenizas, aún calientes. Solo encontramos un fotograma, milagrosamente salvado. Es el último de la película, antes de los créditos. Al joven le han entregado por fin las llaves y entra, él solo, en el piso. Levanta la persiana y contempla las vistas. Su rostro se quiebra. Una sombra tétrica le baila en las pupilas. Entonces nosotros vemos lo que él ve. Y comprendemos.

pisosb.jpg

Tripulantes 2

martes, junio 12th, 2007

La segunda entrega de Tripulantes cuenta con testimonios de lujo. Entre ellos: David González, Vicente Muñoz, Nacho Escuín y Miguel Ángel Martín.

¿Sueñan los osos blancos con pingüinos eléctricos?

lunes, junio 11th, 2007

En pocas semanas se editará por fin en dvd la película documental “Kathia, sueño de un oso blanco”, obra única y maestra del director italiano Vito Bruno. Rodada en 1974, ha permanecido en el olvido prácticamente desde su estreno. Sólo unos pocos privilegiados hemos tenido oportunidad de verla. Las imágenes poseen tal fuerza que las más de siete horas de duración se hacen cortas. Os dejo con uno de los fotogramas clave, para abrir boca. El contexto: tras aprender que los sueños trastocan las percepciones de la realidad, Kathia, la protagonista, logra proyectar en un jardín de París, cerca de Sacré Coeur, un holograma tridimensional de 1890 x 1150 x 2380, gracias a una técnica que se llevaría, años después, a la tumba. Los asistentes a tan hermoso espectáculo caen en una especie de ensoñación que les hará, más tarde, vivir sus quehaceres cotidianos envueltos en un halo mágico. Por desgracia, quienes les rodean, no llegarán a comprenderles. El arte de intervención tuvo con este film uno de sus momentos más estelares. Por fin ahora, esperemos que por mucho tiempo, se rescata del olvido.

IMAG5432 copia copia.jpg

El sueño del caracol

miércoles, mayo 2nd, 2007

Hace unos años, en las terceras Jornadas leteo, pudimos ver este impresionante cortometraje de Ivan Sáinz-Pardo. Ha llovido desde entonces, pero, como podréis comprobar, al buen cine no le salen arrugas.

Könemann Combativo

sábado, marzo 24th, 2007

El otro día, con motivo del cuarto aniversario del comienzo de la invasión de Iraq, H. Könemann presentó un vídeo en el que se mostraba a favor del juicio de sus responsables. Es poco común ver al artísta aleman posicionarse políticamente. De modo que no podíamos dejar pasar esta rareza.


Warning: Use of undefined constant bwt - assumed 'bwt' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/19/d455156103/htdocs/leteo/wp-content/themes/leteo_theme/functions.php on line 77
Categorías del blog
Archivo del blog

Agreganos a tus feeds

 COLABORADORES
revistaleer datic

¡Visita nuestra tienda!