El ataúd cantor

En un viejo café de Cracovia, junto a una ventana llena de vaho, hay una mesa con un tapete verde que siempre se halla vacía. En otra época se sentaban allí cuatro mineros, que pasaban las tardes del domingo tocando el acordeón. Los dos mayores eran mellizos y lucían la misma sonrisa pícara; los otros dos, portugueses, habían nacido cerca del mar. El más joven del cuarteto faltó una tarde a la cita por una explosión de grisú. Durante años, los otros tres brindaron por el ausente al final de cada sesión. Llegó un domingo en que también faltó uno de los hermanos y el fuelle del acordeón resonó con menos fuerza de lo habitual. Desde hace años se podía ver al último de ellos, Alberto, fumando en pipa junto a la ventana. Aunque el bar bullese de parroquianos, nadie ocupaba las sillas vacías. La silicosis se lo llevó por delante una noche del invierno pasado, después de Santa Bárbara. Si pasan ustedes frente a la ventana, podrán ver la mesa con su tapete y sobre él, como un pequeño ataúd, el viejo acordeón. La dueña del café sostiene que, cuando le quita el polvo, emite un extraño gemido. Pudiera ser, dicen los que siguen bajando a la mina, que eche de menos las tardes de los domingos.

Miguel Paz Cabanas

2 Responses to “El ataúd cantor”

  1. GUSSANITA Says:

    vaya, se me han puesto los pelos de punta
    bonia historia bien contada

  2. Juan Says:

    Y es que no hay nada como la música del acordeón para las elegías. hermoso relato.

Leave a Reply


+ 8 = nueve


Warning: Use of undefined constant bwt - assumed 'bwt' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/19/d455156103/htdocs/leteo/wp-content/themes/leteo_theme/functions.php on line 77
Categorías del blog
Archivo del blog

Agreganos a tus feeds

 COLABORADORES
revistaleer datic

¡Visita nuestra tienda!