Inicio | Septiembre 1956 »

Agosto 31, 1956

El viaje

Pienso en la tierra fértil que abandoné
tan sólo era césped.

Aún queda tiempo para dejar atrás este miedo. Aún puedo desplazarme hasta el ultraligero. Recuperar mis pertenencias. Explicar que todo ha sido un grave equivoco. Aún puedo despertar. Como si de un sueño se tratase. Y romper el documento en cien partes. Esparcirlas en el lago. Ayudado de tus manos.

Pienso en el universo. Me provoca una suave distorsión. Las pulsaciones aumentan. Los cosmonautas me observan. Ellos ya han realizado el viaje en múltiples ocasiones. No puedo pensar más en lo que dejo tras estos cristales tintados.

Oigo una proclama patriótica.

¿Debería derramar una lágrima por los que han muerto?

Publicado por Henry a las 03:44 PM | Comentarios (0)

Cierta Ingravidez

Pienso en la tierra fértil
que abandoné.

Pienso en cierta ingravidez
y en como pasar el rato
con un extraño habitando
en el interior de mi costado.

Publicado por Henry a las 12:00 PM | Comentarios (0)

Agosto 25, 1956

Intro(misión)

Recupero el aliento.

Una joven acaricia mi pecho. Controlo el deseo.
La habitación está en calma. Una colcha azul nos viste. Permanezco desnudo a su lado. Es hermosa, no cabe duda.

Me gustaría despertarla. Fumar un cigarro con ella. Hablarle despacio. Calculo estar en plena noche. No hay despertador, no hay relojes. Sólo un silencio metálico.

Me gustaría acercarme a su pecho, sentir el latido. Besar sus labios.
Me gustaría recordar.

Sigiloso me levanto. La cama cruje, ella no se inmuta.
Ando por la moqueta (también azul) hasta un enorme ventanal, desplego las cortinas. En efecto, es plena la oscuridad que nos auspicia.

"Ella" -Me digo. Permanezco ante el manto de amianto unos minutos más.

No hay ropa interior desperdigada por la sala. De haber hecho el amor ha sido de manera civilizada.

Publicado por Henry a las 12:00 AM | Comentarios (0)

La astronave

No hay vida desde la escotilla
sólo un silencio metálico
parecido al de una cafetera

El cosmonauta hivernado
arroja exabruptos barbáricos
los ojos humedecidos
(como si la tristeza fuese aqui posible)

Publicado por Henry a las 12:00 AM | Comentarios (0)