Tripulantes

Aquellos que encuentren desalentadora la aparición de los primeros anuncios de la «Vuelta al cole», o el inminente cierre de las piscinas, tal vez hallen consuelo al saber que el otoño vendrá con una extraordinaria antología bajo el brazo. Nos referimos a Tripulantes, compilación que agrupará a buena parte de los narradores que comenzaron a foguearse en el fanzine Vinalia Trippers.

Editado por Nacho Escuín bajo el sello Eclipsados, el volumen aparecerá en noviembre e incluirá ilustraciones de Toño Benavides y dos prólogos a cargo de Vicente Muñoz Álvarez y David González, que publicamos aquí por consejo de nuestro psiquiatra de cabecera.

Que disfruten ustedes del adelanto.

tripul2.jpg

TRIPULANTES, por Vicente Muñoz Álvarez

EL ORIGEN.

Fue a mediados de 1995 ( fin de siglo y de milenio ), cuando un pequeño grupo de creadores con semejantes inquietudes estéticas ( en principio: Alfonso G. Rabanal, Silvia D. Chica, Cusco y yo ) decidimos dar inicio a un proyecto llamado Vinalia Trippers.
Nuestra idea original fue la de editar un fanzine o revista de relatos donde se diera cabida a cierto tipo de textos, cuentos breves en su mayoría, que por sus características temáticas o formales ( políticamente incorrectas ) no solían encontrar hueco en otras revistas y suplementos literarios de la época, pese a la indiscutible calidad de sus propuestas.
Decidimos, desde el principio ( por el carácter multidisciplinar de nuestro equipo ), editar esos relatos acompañados de una ilustración que les diera forma y vida, e incluir ocasionalmente algún comic, quedando establecido así un esquema básico que en cada sucesiva entrega se fue enriqueciendo con nuevos colaboradores, hasta conformar la tripulación habitual de la nave.
Durante aproximadamente seis años, hasta el 2001, editamos nueve números del fanzine y otros tantos del suplemento Poemash, cinco libros de bolsillo, realizamos dos Encuentros de editores independientes, organizamos lecturas y presentaciones de libros y celebramos cada número de la revista con conciertos en directo ( memorables los de Buffalo, The Chandals, Onzonilla Blues Band, Las Besttias, La Secta… ) y multitudinarias fiestas de simpatizantes y amigos.
Fue, sin duda, un período de intercambio creativo que a todos nos enriqueció, poniéndonos en contacto para sucesivos proyectos.

INTERNET MATÓ A LA ESTRELLA DEL ZINE.

Sin embargo, como suele ocurrir, un factor externo e imprevisto vino a desviarnos de nuestra inicial propuesta, con la irrupción de internet en nuestras vidas.
Igual que el vídeo mató a la estrella de la radio, internet hirió de muerte a la estrella del zine, que en lo sucesivo entró en un período de regresión y decadencia, hasta casi dejar de brillar por completo.
El vendedor de pararrayos, La vieja factoría, Ojalatemueras, Kastelló, Atrocity Exhibition, Anna Bel Lee, El canto de la tripulación o la propia Vinalia Trippers ( por citar sólo algunas de las revistas más influyentes de la escena literaria independiente del momento ) dejaron definitivamente de editarse o, en el mejor de los casos, ralentizaron drásticamente su marcha.
Con el cambio de siglo el papel y la multicopista dieron paso a las páginas web y a los ciberfanzines, abriendo nuevas vías de diálogo y de expresión y desplazando casi por completo a sus antecesoras, las revistas impresas.
Comenzaba, indudablemente, una nueva era para la edición alternativa.

NUEVAS AVENTURAS.

Durante algún tiempo, afectados por la crisis, mantuvimos sólo el suplemento Poemash, inauguramos, cómo no, página web ( pagina.de/vinalia ) y organizamos algunas lecturas y presentaciones de libros, colaborando en proyectos hermanos ( como Borraska, Lunula o Monográfico ), pero sin resignarnos a enterrar definitivamente el fanzine.
El impulso y la idea seguían vivas, pero en fase de indefinida hibernación.
Fue la publicación de mi libro de relatos Los que vienen detrás ( DVD ediciones 2002 ), ilustrado por Miguel Angel Martín, y algo después la de Golpes. Ficciones de la crueldad social ( DVD ediciones 2004 ), lo que en gran medida me llevó a resucitar el proyecto Vinalia.
El primero, Los que vienen detrás, porque me permitió de nuevo trabajar con ese prodigio de la ilustración que es M.A. Martín, abanderado de Vinalia y del comic subterráneo español, dando luz a un libro que heredaba directamente la estética cruda e hiperrealista del zine, y que en cierto modo podría considerarse un monográfico del mismo.
El segundo, la antología de relatos Golpes. Ficciones de la crueldad social, que edité con Eloy Fernández Porta ( y la ayuda inestimable de David González ), porque pude reunir por primera vez en formato de libro a varios de los colaboradores más emblemáticos de la revista, junto a otros nuevos, recuperando el espíritu de grupo y colectividad, de tripulación, que había impulsado durante seis años la nave.

Y así es como llegamos al presente libro ( décimo número y décimo aniversario de Vinalia ) que no sé si abre o cierra una etapa, si es punto de partida o de encuentro, pero que sin lugar a dudas reúne a muchas de las mejores plumas alternativas de nuestro país ( tan moderno y progre para algunas cosas, tan conservador para otras ), descubriendo asimismo al lector algunas voces hasta el momento inéditas.
David González y yo invitamos a medio centenar de autores y a algunos de los ilustradores habituales de la revista a colaborar en el proyecto, una antología de relato breve para Vinalia Trippers, y nos sentimos ahora orgullosos de presentar este libro, heredero de un modo peculiar ( subversivo, disidente y crítico ) de entender la literatura y nuestras propias vidas.
En el país de los ciegos, no lo olvidemos, el tuerto es el amo.

SOBRE EL RELATO BREVE O MICRORRELATO.

No obstante, y antes de ceder la palabra a nuestros autores, quiero incidir en un par de cuestiones que pudieran dar lugar a ciertos equívocos.
Encontrará el lector en esta antología relatos ultrabreves, breves y menos breves, e incluso textos que pudieran no encajar en dicha categoría, sino más bien en la del poema en prosa o el ensayo crítico.
Todo depende de los límites que deseemos ponerle al género.
Si consideramos sólo microrrelato aquel que respeta cierta estructura ( planteamiento, nudo y desenlace ) y extensión ( menos de una página ), encontraremos en la presente edición algunos textos que no deberían incluirse en tal etiqueta.
Sin embargo, no nos hemos ceñido en la selección ( como nunca lo hicimos en el fanzine ) a ese modo de entender el relato breve, formalista y rígido, sino que hemos optado por un concepto más flexible, tanto desde el punto de vista de la extensión como de su contenido, incluyendo algunos textos que como ya antes mencioné pertenecen más bien a otros géneros, pero que nos parecieron perfectamente afines al espíritu de Vinalia y al de este libro en concreto.

Sólo espero ahora que disfrutéis de estos relatos tanto como David y yo lo hicimos en su día al seleccionarlos y al trabajar con ellos.
No son ni quieren ser literatura convencional o comercial, y ahí reside parte de su magnetismo y su fuerza.

Por ellos, nuestra tripulación, y por vosotros, lectores y amigos,

Salud.

tripul1.jpg

POEMA PARA TRIPULANTES,

por David González

digámoslo ya

me forjé como narrador como poeta
en las accidentadas páginas de fanzines
y revistas literarias de toda clase la memoria
me devuelve ahora sin orden ni concierto
algunos de sus nombres el vendedor
de pararrayos la vieja factoria la hamaca
de lona los cuardernos del sornambique,
oh poetry aullido lunula kastelló caminar
conociendo hielo negro zarisma mono
gráfico factorum vinalia trippers como
parte integrante de una generación a caballo entre
la españa de franco
y la españa aparentemente democrática de después
como lector empedernido de catálogos
de publicidad hojas de sucesos revistas porno
gráficas revistas musicales novelas del oeste tebeos
comix henry miller la beat generation la AGIT
PROP el dirty realism (
pero desengañado por completo
de la mayor parte de la literatura que había leído
en mis años de estudiante)
y como escritor educado en la cara menos amable
de la realidad los fanzines por aquel entonces para mí (
que me había dejado las suelas de los zapatos
en el paraíso del teatro el gallinero
en los pedales de los coches de choque
y en el patio de una cárcel ) suponían una fusión
de todo eso y más al tiempo que un lugar de aprendizaje
una vía de conocimiento una toma de conciencia
de otras realidades sociales y culturales amén de un espacio
libre un banco de pruebas en el que podía
dar a conocer mis textos a los demás
eran más que eso en realidad eran por así decirlo
la isla del tesoro el tesoro en sí mismo
y lo que me parece todavía más importante eran
también el mapa que trazaba el camino hacia
otras lecturas
otros escritores
otros fanzines
vinalia trippers sin ir más lejos
de cuya tripulación pasé a formar parte
de la mano de vicente muñoz en el número cinco
con un texto que ilustró no se me olvida mik baró
recuerdo que vicente en aquél tiempo
como le dije una vez en broma a mi chica
era como dios
estaba en todas partes por eso
si tuviera que resumir aquellos años fanzinerosos
en una sola palabra me inclinaría por esta

ILUSIÓN

ILUSIÓN

la ilusión que vicente & silvia ponían en cada vinalia
la ilusión con que se hacían las cosas
la ilusión con que algunos a pesar de las dificultades
seguimos haciéndolas pues aunque estoy de acuerdo
con vicente cuando afirma que la red mató al fanzine
de grapa y papel
él también estará de acuerdo conmigo en que nada ni nadie
podrá acabar nunca con el espíritu de aquellas publicaciones
con la magia de aquellos años en que a bordo no había
ni alguaciles
ni contramaestres
ni capitanes mayores sino
grumetes
marineros

una tripulación

tripul3.jpg

Ilustraciones de Toño Benavides

30 Responses to “Tripulantes”

  1. Ana Says:

    Con todos mis respetos: qué sobrevalorado está David González. El poema es malo con avaricia. ¿De qué habla? En qué fanzines publicó sus primeros poemas, lo amigo que es de Vicente Muñoz, y que estuvo en la cárcel, por supuesto (a ver si algún día es capaz de escribir algo que no tenga relación con eso). Una paja mental cortada en versos. Vale. Pues a mí, como poema, no me sirve.

  2. Nacho Says:

    Que no te sirve? Francisco Pino, en uno de sus ensayos, reflexiona sobre la utilidad de la poesía. Termina diciendo algo así como que la poesía no sirve para nada porque no es sierva.

    No sé. A mí tampoco me sirve. Pero me toca.

  3. Ana Says:

    No me sirve. No me gusta. No me toca (los cojones, si acaso yo los tuviera; ¿vale las narices?). Me parece un batiburrillo de ideas, un montón de pensamientos que quizá hubiera resistido a la prosa, o ni eso. Me horroriza. Pero es mi opinión, ¿no?

  4. Marta Says:

    Tú santa opinión, Ana, que comparto a pies juntillas. Realmente es doloroso tener que soportar el sopor de asentir ante la insultante repetición infinita por doquier de El traje nuevo del emperador. Es decir, que ahora mismo estoy señalando al Poema para tripulantes y digo en voz bien alta: «¿Pero es que no veis que va desnudo?»

  5. Murderss Says:

    De acuerdo con Nacho, sobre todo en traer a colación el tema de la utilidad de la poesía. Un poema escrito para tu novia no tiene por qué deslumbrar a tu abuela. Además, el poeta, cuando lo es, es dueño de escribir lo que quiera y como quiera, desde la distancia que quiera y en el tono que prefiera. La poesía es suya para hacer lo que le dé la gana con ella. David González ha demostrado muchas veces ya lo que vale su poesía. No creo que pretenda deslumbrar con ese poema. Es un poema a su novia Vinalia.
    Gora Vinalia!!!
    Gora!!!

  6. Murderss Says:

    Gora Tripulantes!!!
    Gora!!!

  7. David Murders Says:

    De acuerdo con Nacho, sobre todo en traer a colación el tema de la utilidad de la poesía. Un poema escrito para tu novia no tiene por qué deslumbrar a tu abuela. Además, el poeta, cuando lo es, es dueño de escribir lo que quiera y como quiera, desde la distancia que quiera y en el tono que prefiera. La poesía es suya para hacer lo que le dé la gana con ella. David González ha demostrado muchas veces ya lo que vale su poesía. No creo que pretenda deslumbrar con ese poema. Es un poema a su novia Vinalia.
    Gora Vinalia!!!
    Gora!!!

    Gora Tripulantes!!!
    Gora!!!

  8. Marta Says:

    «Además, el poeta, cuando lo es, es dueño de escribir lo que quiera y como quiera.»
    Pues sí, ¿cómo no? ¿Y quién, cuándo, cómo y por qué decide que el poeta es poeta? ¿Es algo autoproclamable? ¿Es innato? ¿Hereditario? ¿Es un título en venta?
    Yo conozco un poeta que hace trucos con naipes; no sé si figurará en el censo lírico o si tendrá homologados los versos; pero no cabe duda, es poeta.
    ¿Por qué habeis abandonado el foro, poetas? Así cualquiera se anima a «rimar».

  9. vicente Says:

    David G no está sobrevalorado, es uno de los grades poetas españoles de la actualidad, guste o no guste a quien sea. No me hace falta ahora defenderle: sus libros, las antologías donde figura, premios, editoriales donde ha publicado y trayectoria hablan por él. Lo de la poesía que no es poesía y todo eso, ja, mucha gracia me hace a estas alturas… Y lo de la poesía que es prosa o la prosa que es poesía… Todo es cuestión de gustos poéticos, desde luego, y todo son respetables, pero me temo que empezando por Bukowski hasta nuestros días, esa guerra absurda de géneros y descalificaciones sigue viva. En cualquier caso, Tripulantes no está escrito para lectores con ese punto de vista, a nadie queremos convencer, ni para puristas de ningún género. Y menos para poetas que riman sus versos, claro. Si no para gente que se deja la sangre y la piel en sus poemas, en sus reflexiones, en su forma de vida y, por qué no, en el patio de una cárcel. Seguramente sea para el escritor mejor escuela que la Universidad. Salud y Pura Vida.v.

  10. Juanje Says:

    Veo tristemente que la red tiene el sinonimo de anónimo, evidentemente la opinión es libre, y facil es ocultarse en la red de redes para decir lo malo e insulso que son las vidas y los poemas de otros, es facil ocultarse y vivir de Papa, mama o del estado de la nación o quien sea, y triste ver como se aprovechan a cuenta de las libertades que otros han conseguido, sin venderse en tombolas universitarias o fiestas anodinas, francamente no se quien eres tu, Ana o verónica o Paco, francamente me gustaría ver como defendeis vuestras libertades o simplemente como acogeis las de otros para espoliar los pensamientos de otras personas, yo no soy poeta, pero si escribo, y me gano la vida de freelance con la imagen, y podría decir que e visto y que no me gusta, aunque mis textos esten llenos de faltas, mis ideas son claras, francamente no se quienes sois pero yo si se quien es David…

  11. Sof Says:

    Quizás el problema esté en la educación para la lectura tan nefasta que nos han inculcado desde críos. Igual que creemos tontamente que la animación (los dibujos animados) son por defecto para niños -y así les llevamos a ver La princesa Mononoke a unos enanos de ocho años- también creemos que todo aquello que está versificado ha de ser un poema por defecto.
    Y que ha de ser un poema de determinadas características.
    Rimar o no rimar, son sencillamente una opción. Existe el ritmo interno, existen mil herramientas literarias y trescientes cincuenta y siete figuras que se pueden utilizar si las manos son expertas y sensibles para captar la belleza. Y la belleza, para serlo, puede hablar de la cárcel, ¿o vamos a criticar ahora a Rimbaud, a Yeats, a Dámaso Alonso, porque se refieresen con frecuencia a sus vivencias y a sus obsesiones?

    Para mí, el tan discutido poema de David no es un poema. O no lo pretendía como lo entienden en las facultades o los antólogos de libros condenados a coger polvo. Era una reflexión, una vista atrás cargada de cariño, un vena abierta con un poco de verdad.
    No vamos a querer jugar a trascender, a hacer LITERATURA y tener nuestro culo en una de las cátedras de la Academia, y que te estudien luego en libros igual de mal planteados como los que nos tocó sufrir. Juguemos, sin más. Y hagámonos dueños de las palabras.
    Y no es que defienda a David, porque su poesía no necesita defensa: es sólida y llega a donde debe llegar.
    Es que ataco lo predeterminado. No quiero ver más niños en películas para adultos sólo porque sus padres no se molestaron en leer la sinopsis.

  12. jab Says:

    A mí me encantan los textos de David.
    Lo que escribe es tan auténtico que provoca úlceras a otra gente.
    Y, citando una frase de «Vieja escuela», de Tobias Wolff:
    «No se equivoquen, nos dijo, algo escrito con autenticidad es una cosa peligrosa. Puede cambiar sus vidas».
    Pues eso.

  13. kb Says:

    Ya no entro en lo que es o no es poesía. No entro tampoco en los posibles altibajos de la obra de cualquier poeta (en este caso David González), pero sí me gustaría recomendar un libro suyo que quizá ha quedado en un segundo plano por lo espectacular y llamativo (posiblemente amarillo también) de otras temáticas de su obra: «El hombre de las suelas de viento: poemas africanos de Arthur R. (1879-1891)» (Germanía, 2003) Si David es conocido por alguno de sus excelentes poemas sobre la cárcel, en este libro intenta —y logra desde mi humilde punto de vista— abrir nuevas vías para su imaginería poética. Cada uno tenemos nuestra historia (basta con que sea verdadera) y la de David nos ha propiciado grandes momentos de diversión y reflexión. Como la de todos es una obra imperfecta, pero en proceso y viva.
    Las generalizaciones no suelen ser buenas compañeras a la hora de opinar sobre material subjetivo, en este caso, arte.

  14. alfonso Says:

    Mis santos respetos:
    A ver cuándo rompemos el velo positivista que nos impone racionalizarlo todo estableciendo clases que acotan. La palabra ha de ser libre.
    La virtud de la poesía de David González es precisamente lo que tú has visto: va desnuda, que te está contando la historia del traje al revés y no te enteras: eres tú quien decora con trajes clasistas sus palabras desnudas. Esa es la virtud del poeta, escriba o no.
    Me gusta que te horrorice, denota tu gusto por los asientos; pues si te gustase, David González no sería el poeta que es.
    Gente como tú, expresando libremente su opinión, engrandece la obra de un poeta. Que incite tu animadversión, satisface el fin del poema. La poesía ha de instigar… Si no, ya que te gusta clasificar, nomínala como te plazca.
    Pero tú la llevas al terreno del censo clasificando y desclasificando… E invocas a los que te tributan reclamando -acotando, encasillando- un terreno donde rima tu doble, el censor, en la mira-da de los que han de ad-mirar la enseña que buscas guardar en tu cátedra.
    Que el tiempo os sea benévolo y que crezcáis. Y larga Sombra brindéis a vuestros acólitos.
    Por los intersticios de vuestros vestidos seguirá fluyendo la palabra desnuda, el semen del poeta que mentáis.

  15. elkoalapuesto Says:

    ey
    pero que hostias os pasa?

    Todos somos David González.

    Aunque a algunos les guste
    y otros les joda.

    Por poner un ejemplo.

    Respeto.

    es lo primero

  16. hvaldez Says:

    te guste o no te guste david…
    antes que nada!!!
    felicidades Vicente!!!
    muchos años y mucho curro,
    que la peña opine, que de gustos no hay nada escrito
    para eso son los foros, para opinar, pringar y tirar fideos al webomundo
    deja que hablen Sanchez, señal de que viajamoz.
    COn ganas de Tener «el fanzine del fin del mundo» en mis manos.

    un abrazo

  17. Nacho Tajahuerce Says:

    Alguien ha dicho aquí que la poesía es suya para que haga lo que quiera el autor. Eso no es cierto, eL texto en cuanto es leído es dueño del lector y no del poeta, las interpretaciones pueden sucederse, pueden ser infinitas.
    Claro que es un poema, es un elogio a Vinalia escrito con emoción, con ritmo y con mucha fuerza. No aspira a cambiar el mundo, aspira a emocionar por su belleza.
    Y por cierto, tampoco sé quienes sois, pero sin embargo sí que sé quien es David González, porque

    «si yo me llamara David y me apellidara González no hablaría, levantaría la mano izquierda y con la otra en el corazón agarraría la honda que viene con mi nombre, pondría mi voz común en la tira de esparto y me sentaría a escribir hasta alcanzarlos, hasta alcanzarlos y si no me llamara David ni me apellidara González tambíen». (David González)

    Salud y enhorabuena.

  18. Marta Says:

    Yo sólo intentaba ser sincera y no ofensiva. Sincera con respecto a la exposición de mi impresión. Tampoco me siento horrorizada por lo leído, simplemente no me toca. Sea o no falta de educación en la lírica o el mero resultado de un estado anímico lo que está claro es que poetas no serán todos pero todos somos lectores.

  19. AnonimoSinonimo Says:

    «Poema»para naufragos

    qué mal se llevan las disidencias por aquí
    como bien dijo Ana dudo que
    por mucho que se autoproclame poema
    el texto de David pueda pasar
    de un relato de su andadura en vinalia
    y el quid de la cuestión no es
    si se ajusta a un género
    es que en cualquiera a mi tampoco me llega

    el poeta es dueño de escribir lo que quiera
    incluso poesía que no sea tal
    y el lector soberano de opinar
    lo que le salga por donde amargan los pepinos
    sin que nadie se rasgue las vestiduras
    y sin necesidad de haber estado en la trinchera
    en la trinchera defendiendo sus libertades
    como aquí alguien demandaba
    no dudo que David produzca úlceras
    pero en esta ocasión es mera sacarina
    su lectura no me produce nada
    datos biográficos y si cabe algo
    de resentimiento por la influencia de la red
    en los fanzines
    Seguro que hubo mucha pasión en aquella
    etapa de su vida
    pero no está aquí plasmada

  20. AnonimoSinonimo Says:

    Poema”para naufragos

    qué mal se llevan las disidencias por aquí
    como bien dijo Ana dudo que
    por mucho que se autoproclame poema
    el texto de David pueda pasar
    de un relato de su andadura en vinalia
    y el quid de la cuestión no es
    si se ajusta a un género
    es que en cualquiera a mi tampoco me llega

    el poeta es dueño de escribir lo que quiera
    incluso poesía que no sea tal
    y el lector soberano de opinar
    lo que le salga por donde amargan los pepinos
    sin que nadie se rasgue las vestiduras
    y sin necesidad de haber estado en la trinchera
    en la trinchera defendiendo sus libertades
    como aquí alguien demandaba
    no dudo que David produzca úlceras
    pero en esta ocasión es mera sacarina
    su lectura no me produce nada
    datos biográficos y si cabe algo
    de resentimiento por la influencia de la red
    en los fanzines
    Seguro que hubo mucha pasión en aquella
    etapa de su vida
    pero no está aquí plasmada

  21. tripulante Says:

    Tu poema sí que mola, chica, parecido al de David, se ve que tienes mano para la poesía, asi que nada, a seguir dándole a la pluma, que llevas buen camino… disidente…

  22. Julian Says:

    Dice una persona de este foro que el poema de David no le dice nada.
    Pues vale, pues muy bien, ¿y? El mundo no se acaba aquí, ya está acabado y con sentencia firmada hace tiempo gracias a la violación de la personalidad consentida y el crimen que se practica con consentimiento de rebaños de idiotas.
    Pero, y solo es un pero simploide, hay que saber leer, e interpretar y documentarse.
    Recorrido, nostalgia, melancolía, y un listado de publicaciones en las que han participado autor@s que rondan la treintena y casi los cincuenta (esto va por quién dice que no se habla de publicaciones, que debe ser gilipollas, o es una trampa)…; todo esto y mucho más alberga el poema.
    Alternativa, independencia, calidad que ya es comercial, pura envidia, ya lo sé, hay gente que con esto no puede pues es su sarna, etc, etc.
    Poeta, escritor, antologista, director de una colección. recitador, lector, borracho conocido, yo también, etc. etc, David González es santo y seña cultural, como otros escritores y poetas a los que se intenta jorobar hasta dentro de los contextos alternativos, que en todas partes cuecen habas. Porque si hablásemos de la marabunta de neci@s que boicotean a artistas solo por envidia, o por que no es guaiis del mundillo indie fliparíamos en pepinillos. Algo que va desde Orihuela a Madrid pasando por Mallorca, Barcelona, Valencia, Andalucía, y muchos otros siitios y hasta pot las propias amistades y una cantidad de cretin@s que viven de la subevnción y el mal rollo. Sí, esto pasa, es así de subnormal y al final no sirve de nada proque quien es, es, y punto. Aunque la venganza es un plato que se sirve frío. No hay prisa.
    David es literarura de vida, entraña, magisterio, publicado por editoriales
    como Bartleby, Germanía, y otras más pequeñas y en fanzines y todo tipo de papeluchos inteligentes que hoy la gente no sabéis hacer salvo excepciones no contaminadas.
    Hay que leer lo que se lee. No es suficiente saber leer. ¿Qué es, o no es un poema, aún estamos con la misma estulticia de capillitas y tertulias snobs?
    Otra cosa puede ser lo que no escriba David González, pero el sí que escribe poesía.
    Hay que documentarse, interpretar…, la voz y el decir y la poética sumada a la lírica hacen de David González vitalidad y autor de culto, y es que esto es para sibaritas.
    Aún así, miremos otra vez el poema de marras. El tránsito del tránsito en el devenir de varios lustros y la realidad, la calle, la jerga que es la poesía desde los universales de San Agustín de Hipona hasta la aquiesciencia sin camuflajes que es la poesía lógica de Wittgestein ¿Asustad@s? Me repito, hay que leer y documentarse. Hay poesía en todas partes, leeros las últimas declaraciones de Alicia Giménes Bartley en el ¡Qué Leer! Aprender sin rubor un poquito. Del talego a las mafias de consagrad@s por las que también me muevo. Solo hay que saber ser y estar pardill@s.
    Y en el poema el poso de la amargura y de la tristeza en la memoria. Tan solo una bienvenida. Todo más sencillo, más caudal, síntesis sin ser síntesis. Es el poema justo y el poema necesario. No hacía falta más «rucs».

  23. Nacho Tajahuerce Says:

    El debate es positivo, la crispación no. Todos somos David González, todos somos tripulantes. abrazos.

  24. David Murders Says:

    La literatura de David González necesita poca defensa, desde luego. En lo que yo entiendo y conozco del panorama literario actual, creo que está ampliamente reconocida dentro de lo que cabe. Otro asunto interesante es cuánto cabe y por qué.

    En cuanto al poema para tripulantes, lo que quería decir en mi anterior comentario es que me parece escrito en un tono y con una intención diferentes a los de los poemas más “directamente conmovedores” de David. Ensayo aquí una definición improvisada de poema (uséase: texto de carácter estético que conmueve de alguna manera al lector) y digo que los caminos que llevan al poeta hasta la conmoción del lector son múltiples y su comprensión requiere una visión del contexto estético, cultural, social y político de los susodichos, y que, en este caso, quizá se trate de un poema destinado a conmover a gente que, como yo, conoce bien ese espíritu al que se refiere David en la parte final del poema y que es un espíritu que podemos llamar de muchas formas: “hazlo tú mismo”, “punk”, “libre”, “insumiso”, “activo”, “democrático”, “político”, “natural”…, pero que, en cualquier caso, no busca la sanción de las instancias superiores de estructuras jerárquicas de clase que tienen un carácter político y dicen lo que es y lo que no es literatura (pasándose, en realidad, por el forro la tan mascada “tradición”).

    A Nacho Tajahuerce, a quien conozco de oídas y saludo desde aquí, le digo que no estoy de acuerdo con esa idea de que el texto pertenece al lector en el sentido de que no creo en la “teoría” de infinitas interpretaciones. Los poemas, los relatos, etc., están escritos en un contexto, con unas palabras y no con otras, y su significado puede ser complejo, irreductible o incomunicable por otro medios que no sean el propio poema, pero tienen, en mi opinión, un único significado.

    Ah, otra razón por la que me puede conmover este poema más que al común de los mortales es que ¡yo también soy un tripulante! ¡Será la primera vez que uno de mis textos bese el caucho de la rotativa! ¡Oh sí! ¡I’m lovin’ it! (esto es de una letra de Eminem –salido de la calle-, no del anuncio de MacDonnuts –no es lo mismo y nunca lo será.)

    Saludos!!!

  25. Marta Says:

    «(…) su comprensión requiere una visión del contexto estético, cultural, social y político de los susodichos, y que, en este caso, quizá se trate de un poema destinado a conmover a gente que, como yo, conoce bien ese espíritu al que se refiere David (…)»

    Acepto eso a pies juntillas; pues posiblemente si conociera su obra anterior podría leer de otro modo Tripulantes. No cabe duda. Pero si bien tú dices que no crees en la teoría de las múltiples interpretaciones de la lírica, yo no creo en la necesidad de conocer el contexto y circunstancias (¡la biografía, válgame!) de un autor para encontrar el sentido de su obra. Dios mío, nadie dispone de tanto tiempo libre!
    La primera vez que leí La insorportable levedad del ser no tenía ni la más remota idea de quién era ni qué hacía de su vida Milan Kundera y me llegó por completo, razón por la cuál me acerqué a La broma, La despedida, La inmortalidad, etc.
    Cuando la leí por segunda vez ya conocía su pasada afiliación y posterior expulsión del Partido Comunista, que fue exhiliado a Francia cuando los soviéticos prohibieron su obra en la República Checa, que daba clases de literatura, cine, historia del arte y, aparte, alguna que otra anécdota de caracter rosa sobre sus devaneos juveniles. Y, francamente, no aportó nada más a mi relectura que descubrir con ejemplos puntuales algo presupuesto ya; que siempre hay basamiento en la realidad y propia experiencia del autor en la redacción de su obra, pero ¿y qué?
    ¿Que es enriquecedor e interesante conocer la personalidad del autor cuya obra aprecias?, lo acepto, excelente. ¿Pero es necesario? ¿Es posible, siquiera?

    La tercera vez que leí La insoportable levedad del ser, habían pasado cinco años desde la primera. Había cambiado yo y había cambiado la historia para mí. Estaba más cerca de unos personajes que de otros; veía muchos más matices y complejidad.
    Mi teoría respecto a la interpretación sólo está fundada en mi jovencísima experiencia – pero igualmente respetable, espero – y es que lo que lees sólo llega a ti a través de lo que conoces, de lo que eres y, claro está, de lo que sabes; pero no, por favor, siendo ese saber, una acumulanción de datos biográficos de quién te lo cuenta.

  26. David Mu Says:

    Me refería al contexto y las circunstancias del público, no del autor…

  27. David Mu Says:

    Al contexto en general..

  28. tripulante Says:

    pues así mucho mejor, M, si hubieses arrancado así, todo este debate no existiría, eso seguro. una cosa puede no llegarte, no gustarte, no convencerte, somos conscientes de ello. pero, precísamente por tu juventud, deberías ser menos categórica en tus juicios, sobre todo hablando de poesía, más argumentada y sobre todo, por encima de todo, más educada y discreta. hablar de horroroso, de carcelario, de no poético, en un autor como D, es algo realmente ofensivo, además de ignorante. este debate, te lo aseguro, puede durar eternamente, porque, ya lo has visto, todos somos DG, todos, podemos desaparecer, morir, desistir, pero siempre, siempre, habra DGs para recordarnos que la poesía nace de la calle y del sentimiento, al margen de lo que aprendamos en la escuela. así que, con respeto y buena intención, aquí estamos para recibir críticas y opiniones for ever OK? pues eso. besinos y a ver cuándo nos conocemos y hablamos de todo esto en persona. v.

  29. Lluís Pons Mora Says:

    para «Ana», por ejemplo:

    ojalá nadie tuviera que recordar, una y otra vez, en verso o en prosa, su encarcelamiento.
    ojalá, cualquiera de nuestros mejores poemas fueran comparables al más flojo de david.

    Y lo siento por ti, por tener que encontrarle una utilidad
    a un puñado de versos.

    Un abrazo para todos.

  30. CARLOS GANÁS Says:

    ALQUIEN ME PODRIA DAR INFORMACIÓN SOBRE LA REVISTA EL VENDEDOR DE PARARAYOS?
    GRACIAS
    ESTOY BUSCANDO UN RELATO PUBLICADO POR EL AÑO 1997 O 1998 TITULADO ENJAMBRE.

Leave a Reply


− 3 = cero


Warning: Use of undefined constant bwt - assumed 'bwt' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/19/d455156103/htdocs/leteo/wp-content/themes/leteo_theme/functions.php on line 77
Categorías del blog
Archivo del blog

Agreganos a tus feeds

 COLABORADORES
revistaleer datic

¡Visita nuestra tienda!